• LinkedIn
  • Suscríbete en nuestro RSS Feed

Más allá del Emprendimiento

Feb 2, 2016   //   by Carol Osorio   //   Artículos, Blog  //  No Comments

Más allá del Emprendimiento

Te aseguro que si le preguntas a cualquier emprendedor por qué inicio su negocio, te dará varias razones, quizás de dirá que fue una buena idea, que necesitaba más tiempo para compartir con su entorno o por tener mayores ingresos, pero siempre he creído que la palabra mágica para todo y nuestro objetivo en la vida es trascender, y es así como me encuentro con el emprendimiento social y ese si es un motivo distinto, el querer lograr un cambio social en beneficio de los más necesitados.

Quizá la terminología “emprendimiento social” suene novedosa, pero cuenta con una larga tradición dentro de la economía social, realmente no existe una única definición, ni existe una forma jurídica que integre a todos los emprendimientos sociales.

Estos emprendimientos sociales pueden llevarse a cabo mediante organizaciones, que son las que aplican estrategias de mercado para tener un resultado en su entorno y básicamente esa es la diferencia con un emprendimiento comercial, en vez de maximizar las participaciones de sus socios, el principal objetivo es generar beneficios en la sociedad. Este emprendimiento es conocido por mezclar la pasión de realizar una labor social con las características que definen el lanzamiento de un negocio y como todos los negocios, existen elementos que garantizarán el éxito, como por ejemplo:

Motivación social: Esta forma de emprendimiento está orientada a la mejora de la sociedad no buscan el beneficio económico.

El impacto es significativo y continuado:

Los proyectos suelen darse en el tiempo y pueden  estar involucradas diferentes instituciones patrocinadoras para llevar a cabo las ideas.

Puede ser replicable: Una iniciativa con éxito en un entorno puede no tenerlo en otro, pero en su gran mayoría, los proyectos deben de poder ser replicables.

Dimensión grupal: Todos pueden formar parte de un emprendimiento social, en las que no se tienen en cuenta aspectos como el nivel cultural, educativo, o el género de las personas que lo conforman.

Grado de formalización: Puede ser formal o informal, en algunos casos sí que tienen forma jurídica pero no tiene porqué ser necesariamente así.

Alcance territorial: El Emprendimiento Social se centra habitualmente en la mejora del entorno cercano (barrio,ciudad, etc.)

Una de las preguntas que surgen al hablar del tema es la siguiente, ¿Se trata de realizar actividades de responsabilidad social dentro de las empresas? Pues no, no es esa la idea, no se trata de dedicar una parte de los ingresos de la empresa, es más bien dedicar el 100% a SER un proyecto con impacto social.

Hoy en día, la sociedad tiene una visión y comprensión global en tiempo real. Por un lado, las desigualdades son mucho más visibles y por otro, se amplían las posibilidades de crear conciencia sobre las principales problemáticas sociales.  Cualquier oportunidad que tengamos de mejorar nuestro mundo debe ser vista y aprovechada por una persona con iniciativa emprendedora. Somos un país de emprendedores, con una Tasa de Actividad Emprendedora de 28,8% superando a Bolivia (27,4%) y Chile (26,6%), según el reporte de Global Entrepreneurship Monitor (GEM) 2014, estoy segura que las ideas de tantos emprendedores peruanos pueden bien canalizarse por emprendimientos sociales, contribuyendo con la sociedad y generando empleo para un Perú mejor.

Carol Osorio V. 

es

Deja un comentario